Tel: 91 733 71 40 -

La historia de las primeras motos

La historia de las primeras motos

En la restauración de motos clásicas en Madrid Norte deben incluirse siempre las piezas necesarias para que se mantenga original y sea admirada. Deberías poder cambiar el depósito de combustible, el chasis, las llantas o los guardabarros para que luzca mucho mejor sin problemas.

Sin embargo, el proceso de pintura en la restauración de motos clásicas en Madrid Norte puede ser más complejo. Habrá que lijar, arenar, sellar y moldear. Podrás utilizar una serie de cromados para brille más. Deberás acompañar todas estar reformas con unos neumáticos nuevos.

Al principio la motocicleta no era más que una bici con motor. Fue en 1818 cuando se presentó por primera vez en París una bicicleta equipada con una caldera de vapor, un artilugio bastante llamativo.

En 1855, Heinrich Hidebrand tuvo la idea de colocar un motor de vapor a un velocípedo, lo que dio como resultado la primera motocicleta. Era bastante grotesco de aspecto y muy singular.

En 1969, se construirá tres modelos diferentes, resultando el más importante el de los hermanos Pierre y Ernest Michaux, que eran fabricantes de bicicletas. Consiguieron una motocicleta a vapor con transmisión trasera y con un solo cilindro.

En 1879, entro en juego el motor de combustión de aire e hidrógeno. Sería el italiano G. Murnigotti y sería la primera patente de la moto de la historia. Tendría un motor de cuatro tiempos y estaba provista de dos ruedas. El problema es que nunca se llegaría a comercializar.

En 1885, los alemanes Gottlieb Daimier y Wilhelm Maybach construirán un aparato con un propulsor de gasolina de un cilindro y de cuatro tiempos que se enfriaba mediante la entrada de aire. Tendría una potencia de medio caballo de vapor y capaz de correr a 18 km/h. Su diseño era todo de madera, incluso las ruedas.

En Motos Ángel Díaz tenemos los mejores mecánicos para reparar tu moto y que mantenga su clasicismo.